Hacia un Programa Nacional de Bibliotecas Digitales

Resumen

Hacia una biblioteca digital nacional
Investigación y Desarrollo
Acervos digitales con derechos de autor
Anexos

Agradecimientos
Agenda de investigación
Áreas de aplicación prioritarias
Desarrollos existentes

1.- Resumen

En un sentido amplio, una biblioteca digital es un espacio virtual en el que los usuarios tienen acceso a extensas colecciones de información digital y a una gama de servicios que les permiten colaborar con otros usuarios y aprovecharlas para realizar actividades de investigación, enseñanza y aprendizaje apoyadas por tecnologías de información y telecomunicaciones. Su objetivo es poner la información disponible para todos en la forma en que cada quien la necesite. Como apoyo a la educación, estas actividades de generación y difusión de conocimientos pueden llegar a tener un impacto determinante sobre el nivel de competitividad de un país y el bienestar de sus ciudadanos.

En este sentido, consideramos que es necesario establecer un programa que pudiera llamarse Programa Nacional de Bibliotecas Digitales, que promueva y coordine acciones en, al menos, tres aspectos importantes:

Los aspectos de acceso adecuado a la red que se están atendiendo con iniciativas como la de Internet 2 a cargo de la Corporación Universitaria para el desarrollo de Internet (CUDI) y E-México, no serán tratados en este documento, cuyo objetivo es centrarse en la mejor forma de sacar provecho de estas nuevas oportunidades.

 

2. Hacia una Biblioteca Digital Nacional.

El programa nacional de bibliotecas digitales que proponemos tendría como misión contribuir de manera significativa a que la base instalada de usuarios de tecnologías de información en México tenga acceso expedito a colecciones digitales y servicios asociados que satisfagan sus necesidades específicas de información y apoyen sus actividades de investigación y educación. El Programa busca hacer disponible la información a cada usuario en la forma más apropiada para sus necesidades y lograr integrar un sistema que sería la Biblioteca Digital Nacional.

Lo que debería ser una biblioteca digital nacional va mucho más allá de la automatización de las funciones de las bibliotecas tradicionales. Más allá de la digitalización masiva de documentos actualmente representados en medios como el papel, el audio y video analógicos; y mucho más allá que la simple adquisición de bases de datos en disco compacto o la contratación de servicios de acceso a bancos de datos existentes. Debemos buscar que la red sirva para el aprendizaje durante toda la vida. Que desde niños hasta ancianos, desde escuelas primarias hasta institutos de investigación o fábricas, todos puedan tener a la mano la información que necesitan para mejorar su desempeño.

Para crear nuestro propio sistema de bibliotecas digitales es necesario:


Con respecto a la primera tarea, cabe señalar que una colección digital puede construirse no sólo mediante la digitalización de materiales ya existentes (en papel o medios analógicos), sino también aprovechando, integrando y organizando una gran cantidad de materiales que son ya producidos en algún formato digital, para terminar muchas veces sólo en una versión impresa. Casi todas las tesis, libros, artículos y revistas actuales pasan por ese proceso. Afortunadamente, ya tenemos en México sistemas para manejar esos materiales de tal forma que puedan ser consultados desde internet y los acervos se vean y complementen unos con otros. Es de fundamental importancia empezar a usar estos sistemas para no perder más tiempo y trabajo.

Como lo están haciendo otros países, para acelerar el desarrollo de bibliotecas digitales, en México es necesario fomentar la formulación y ejecución de proyectos en estas dos áreas, y promover la colaboración y el esfuerzo concertado de múltiples actores que pueden influenciar positivamente este proceso. Entre otros actores importantes se encuentran: las instituciones de investigación y educación superior, las organizaciones públicas y privadas responsables de financiar y promover el desarrollo de la ciencia y la tecnología, las bibliotecas y bibliotecarios del país, los investigadores en ciencias de la computación y de la información, los fabricantes y vendedores de equipo y tecnología de cómputo y comunicaciones, las entidades responsables de reglamentar la propiedad intelectual sobre contenidos en diversos medios, y las organizaciones responsables de planear las redes e infraestructura de comunicaciones para el país.

No debemos partir de cero. Usar y construir sobre lo que se ha hecho es y sigue siendo la idea esencial de lo que es una biblioteca. Tenemos que usar ese mismo principio para construir sobre las herramientas nacionales, cuyo uso y mejora nos pueden permitir grandes avances en este campo. Por ejemplo, como parte de un programa de Conacyt para impulsar las ciencias de la computación en México, el ITESM desarrolló Phronesis (http://copernico.mty.itesm.mx/~tempo/phronesis/), herramienta que ya está siendo utilizada por dependencias del ITESM, del IPN y de la UNAM para formar sus colecciones, y que ha despertado también interés fuera de nuestro país. Incluso, ya se han realizado talleres para que las revistas nacionales en el índice de revistas científicas del Conacyt usen el sistema y en donde se podrían, además, manejar todas las tesis e informes técnicos de los proyectos patrocinados por este Consejo. El apoyo de Conacyt ha hecho posible también el desarrollo de herramientas y ambientes de usuario para aprovechar mejor las colecciones digitales. En esta categoría se encuentran los mecanismos para revisión y anotación cooperativa y los ambientes de referencia virtual desarrollados en la Universidad de las Américas-Puebla (http://biblio.udlap.mx/u-dl-a).
 

 

3. Investigación y Desarrollo

Varios países han identificado a las bibliotecas digitales como un reto nacional y un área clave de competitividad y de impacto potencial amplio sobre el nivel de vida de sus ciudadanos. En estos países se han iniciado programas destinados a impulsar la investigación en bibliotecas digitales y a producir avances en cada una de las áreas que pueden incidir sobre su rápido desarrollo, incluyendo aspectos tecnológicos, sociales, legales y de cooperación internacional.

Un objetivo principal del programa debe ser impulsar la investigación y propiciar el desarrollo de herramientas para bibliotecas digitales en México, promoviendo la formulación y ejecución de proyectos multi-disciplinarios con la colaboración de las comunidades mexicanas involucradas, tales como instituciones de educación superior, centros de investigación en computación y tecnologías de información, bibliotecas y empresas de las áreas de informática, computación y prestación de servicios digitales

Más específicamente, se propone que el programa pueda:
 

La comunidad de investigación y desarrollo del país ha realizado ya avances notables en la implantación de servicios para la creación de colecciones y servicios digitales. De hecho, actualmente es posible hacer disponibles una gran variedad de materiales digitales, organizarlos y realizar consultas sobre ellos de manera distribuida utilizando las facilidades que proveen algunos desarrollos de proyectos mexicanos ya existentes como el caso de Phronesis.

Es sumamente importante para el éxito del Programa apoyarse en estos desarrollos para alcanzar sus objetivos en un plazo razonable. Por ello, el Programa se pondrá en marcha haciendo énfasis en la difusión y el aprovechamiento de desarrollos ya existentes.

Para dar continuidad al Programa, se procederá en fases bianuales, realizando las siguientes acciones en cada fase:
 

  1. Promoción de desarrollos ya existentes en áreas tales como recuperación de información, infraestructura de comunicaciones, y ambientes e interfaces de usuario, a fin de que se aprovechen al máximo en la elaboración de nuevas propuestas de proyectos. Para esto sería importante formar un grupo de apoyo técnico que auxilie en la instalación e interoperabilidad de estos sistemas en las distintas bibliotecas mexicanas.
  2. Publicación y actualización de una agenda de investigación y desarrollo para bibliotecas digitales en México, enfatizando los aspectos con mayor potencial y las áreas de aplicación de mayor prioridad.
  3. Publicación de recomendaciones de tecnologías a utilizar que promuevan la accesibilidad y la interoperabilidad entre los diferentes proyectos en desarrollo.
  4. Publicación de una convocatoria para la formulación de proyectos multi-disciplinarios e inter-institucionales para la construcción de colecciones digitales y el desarrollo de servicios y ambientes de usuario asociados.
  5. Organización de talleres y seminarios con la participación de los proyectos en desarrollo.
  6. Organización de un congreso para la presentación de resultados de proyectos en desarrollo.
  7. Desarrollo de planes de estudios incluyendo cursos universitarios recomendados para la formación de recursos humanos en el área.
Con el presente documento se incluyen anexos que incluyen los agradecimientos y cubren las acciones 1, 2 y 3 como resultado de las reuniones de varios grupos de trabajo en bibliotecas digitales de donde se desprende este documento.

Cabe señalar que la implantación del Programa recibiría un impacto altamente positivo de la realización exitosa de acciones en paralelo conducentes al establecimiento de una infraestructura de comunicaciones robusta y de alto desempeño (Internet 2) y a la dotación masiva de equipos de cómputo para usuarios potenciales de bibliotecas digitales (Como el Programa de Red Escolar).

4. Acervos digitales con derechos de autor.

Los acervos digitales en línea ya están modificando profundamente la manera en que los investigadores, los tecnólogos, los profesionistas y los estudiosos en general, se mantienen actualizados en sus respectivos campos de trabajo. En las instituciones de avanzada, se aprovecha Internet, en particular la nueva red de Internet 2, para realizar búsquedas bibliográficas en-línea, desde cualquier computadora personal. Así, las laboriosas búsquedas que requieren de muchas horas de trabajo recorriendo, por ejemplo, los volúmenes del Chemical Abstracts, del Index Medicus, o del Science Citation Index, pueden ser sustituidas por búsquedas en-línea, que son sumamente rápidas, eficientes y confiables. Sin embargo, facilitar la búsqueda es apenas el principio y tan sólo uno de los muchos beneficios de contar con acervos digitales en línea, pues las colecciones se irán enriqueciendo con ligas a otros documentos, programas de simulación, multimedia, bases de datos, y agentes que ayudan a realizar todo tipo de tareas.

En México se han hecho muchos esfuerzos a nivel institucional por adquirir acervos en línea, entre los que destacan las colecciones de la UNAM, pero también, el Cinvestav, la Universidad de Guadalajara, la UDLA y otras, pero las negociaciones se han hecho en forma aislada y contienen diversas fracciones de los bancos de información que ofrece, por ejemplo, el Web of Science. (Sólo una o dos secciones temáticas, sólo algunos años en la colección total, sólo un número limitado de usuarios). El retraso en la adquisición de los bancos de información y búsqueda a nivel nacional, se debe por supuesto a su alto costo, pero como veremos este puede reducirse sustancialmente si se compra organizadamente.

Los bancos de información modernos permiten además el acceso a colecciones difícilmente disponibles para un gran número de instituciones en el país y, de lograrse los acuerdos y la organización necesaria para ello, deben conducir finalmente a un ahorro sustancial de espacios físicos, recursos económicos, papel, etc. para todas las instituciones educativas y de investigación nacionales.

Se han dado ya varios casos importantes en el mundo en los que al negociar en bloque, se logra una enorme reducción en los costos por investigador y estudiante. Baste mencionar, por ejemplo, el caso de Brasil en donde recientemente se creó un consorcio entre más de 120 instituciones (Universidades, empresas, oficinas gubernamentales), que se benefician del mismo acceso a los servicios de información y búsqueda del Web of Science. Lo más interesante es que, por supuesto, las instituciones participantes comparten los gastos del costo de la licencia de acceso comercializada por el Institute for Scientific Information.

Otro ejemplo interesante es la negociación realizada por ISTEC (Consorcio Iberoamericano para la Educación en Ciencia y Tecnología) para obtener acceso de sus miembros a las 25 colecciones bibliográficas más importantes para la investigación.

En nuestro país se han iniciado esfuerzos para crear este tipo de consorcios, pero ha faltado el dinero semilla para iniciar el proceso. Es importante aprovechar la infraestructura de comunicaciones de Internet 2, la organización de las universidades en CUDI y los contactos que ya se han establecido tanto con universidades nacionales y extranjeras, como con todo tipo de proveedores, para lograr este propósito. Traería enormes beneficios y ahorraría mucho dinero a mediano plazo, llegar a un acuerdo con los proveedores de materiales con derechos de autor, que convenga a las instituciones educativas y de investigación nacionales. Pensamos que en el marco del Convenio Tripartita entre el Consejo Consultivo de Ciencias, la Academia Mexicana de Ciencias y el Conacyt se debe apoyar este esfuerzo para generar las condiciones y proveer los recursos iniciales para que este proyecto pueda fructificar pronto.

Un socio importante en ese proceso puede ser la Universidad de California. Se han tenido varias reuniones en donde se ha discutido el tema. Nos han ofrecido acceso a las colecciones sobre las que tienen derecho de autor, se ha puesto una página en Internet para ese propósito (http://ict.udlap.mx/dl/ucmex/), y en la reciente visita del Presidente Fox a ese estado, el gobernador Davis ofreció el acceso a México a toda la biblioteca.

Se debe mencionar que hay intereses y reticencias que es necesario vencer para que, mediante el uso de esta tecnología puedan lograrse, a la vez, un mejor acceso para más investigadores y estudiantes y una reducción en los costos. Es necesario distinguir a las preocupaciones legítimas, (como la propiedad y permanencia de los acervos) para tomarlas en cuenta en la negociación, de aquellas que sólo buscan conservar un status que les conviene. Por distintos motivos, muchos bibliotecarios e investigadores prefieren tener copias en papel, a pesar de que estas existen en otras bibliotecas en el país, de que es práctica común que los investigadores hagan fotocopias de los artículos que quieren leer y que sacar una fotocopia requiere del mismo material y de menos trabajo que imprimir un artículo que se consulta en línea. Cabe señalar que hay una tendencia clara hacia la liberación de derechos de autor sobre recursos digitales para la enseñanza (ver, por ejemplo, el caso de la iniciativa MIT Open Courseware - http://web.mit.edu/newsoffice/nr/2001/ocw.html).

Cada vez es más evidente que en el futuro próximo el éxito de todas las actividades de investigación y educación dependerá, en gran medida, de un uso efectivo del vasto universo de información disponible a través de diversos medios digitales y de la capacidad de los individuos para comunicarse electrónicamente con colegas, investigadores y académicos en todo el mundo. En este contexto, la disponibilidad de bibliotecas digitales que almacenen, preserven, organicen y faciliten el acceso al conocimiento representado en todos los medios será fundamental para el avance de toda sociedad.

 

ANEXOS


 
 

A1.- Agradecimientos
 
 

El presente documento es resultado y está basado en otros que surgieron de la consulta y la colaboración entre instituciones e investigadores de México interesados en el desarrollo del área para llevar los beneficios de estas tecnologías a la solución de problemas nacionales.

Los antecedentes de este documento incluyen: (1) un curso tutorial sobre el tema impartido en el Primer Encuentro de Computación de 1997; (2) la formación de un grupo de interés en bibliotecas digitales en el marco del Tercer Taller de Computación NSF-Conacyt en 1998; (3) Una serie de reuniones de investigadores convocadas en 1998 por la Red de Desarrollo e Investigación en Informática (REDII) del Conacyt para dar seguimiento a propuestas surgidas con anterioridad; y (4) un Taller Binacional sobre Bibliotecas Digitales celebrado en Albuquerque, Nuevo México, con el apoyo de Conacyt y NSF. En estos eventos han participado investigadores de las siguientes instituciones mexicanas: CICESE, INAOE, ITESM-Campus Monterrey, ITESM-Campus Morelos, LANIA, Trace Consultores, UDLA-Puebla y UNAM. Posteriormente, en el seno de CUDI se discutió y aprobó la propuesta que hizo Carlos Casasús de crear un consorcio de universidades e instituciones para adquirir revistas acervos en línea.

En particular se agradecen las contribuciones de Ricardo Acosta, Miguel Arias, Gerardo Ayala, Felipe Bracho, Rogerio Enríquez, Ismael Esquivel, Jesús Favela, Lourdes Feria, Mauricio Fortes, Alberto García, David Garza, Víctor Guerra, Carlos Hernández, Santa Hernández, Eusebio Juaristi, Salvador Malo, Armando Lodigiani, Aurelio López, Clara López, Cristina Loyo, Yolanda Martínez, Fernanda Meraz, Enzo Molino, Álvaro Quijano, Josefina Rodríguez, Homero Ríos, Manuel Romero, Antonio Sánchez, David Sol, Carlos Viscaíno y Juan Voutssas. Por parte de organizaciones en Estados Unidos, se han recibido aportaciones valiosas de Larry Carver, Ed Fox, Rick Furuta, Héctor García-Molina, Rick Luce y Johann van Reenen.

Alfredo Sánchez (UDLA-Puebla) estuvo a cargo de coordinar muchas reuniones, la parte mexicana del Taller Binacional, y elaboró la primera propuesta en la que se basa el presente. Eusebio Juaristi presentó recientemente una propuesta que dio lugar al presente documento.
 

A.2 Agenda de Investigación para la Fase I

Entre otros aspectos de investigación de la construcción de colecciones, son importantes los relacionados con:

En cuanto a la provisión de servicios, los aspectos de investigación importantes incluyen:
A.3 Áreas de Aplicación Prioritarias para la Fase I

De la consulta realizada para el planteamiento de la primera fase del Programa se determinaron las siguientes áreas prioritarias de aplicación de bibliotecas digitales:

A.4 Recomendaciones de Desarrollos Disponibles Existentes

Entre los desarrollos de investigadores mexicanos que pueden aprovecharse al iniciar nuevos proyectos se encuentran los siguientes:

Última actualización: Junio 18 del 2001